Pdvsa derrama en las calles y playas más petróleo de lo que produce en el estado Zulia

Derrame petrolero

En las costas y calles del estado Zulia, se derrama sin control el petróleo mientras su producción cae estrepitosamente. Los habitantes de la región zuliana denuncian la incapacidad que tiene Pdvsa para contener los derrames petroleros, especialmente en la cuenca del Lago de Maracaibo, los cuales afectan al ecosistema, a la pesca y al turismo ESTO, sin olvidar que también se han evidenciado afectaciones a la salud de pescadores e indígenas que viven en los palafitos.

«Hermano presidente, si en cualquier momento le llega este video para que usted vea la forma en cómo vivimos diariamente. Ya tenemos 15 años con los derrames de petróleo. Hermano presidente Nicolás Maduro le pendimos una ayuda, le pedimos su mano como amigo, como revolucionario. Como dijo nuestro comandante Chávez, ´donde está la unión, está la fuerza´. Necesitamos su presencia, mire cómo estamos. Soy un joven de 41 años, pescador, hago vida en el municipio. Mire las embarcaciones, mire las orillas de la playa como se han perdido. De la pesca es que sobrevivimos», dijo el pescador Juan Rodríguez desde el sector El Horcado, en el municipio Lagunillas, en la costa oriental del lago.

«Necesitamos su ayuda porque ninguna autoridad municipal ni estadal ni Pdvsa nos ha dado respuesta (…) Envíe una comisión para que supervise. Porque de esto (de la pesca) es que sobrevivimos, comemos, sustentamos nuestra familia», agregó Rodríguez.

Según el reporte, de las tuberías obsoletas, corroídas y rotas debido a la falta de mantenimiento preventivo, han salido miles de fugas de petróleo que han llegado a tener una extensión de 10 hasta 40 kilómetro en la costa del lago. Existen 20 granjas camaroneras que producen incluso para la exportación, por lo que necesitan el agua del lago, pero cuando hay derrame se contamina y afecta la calidad de la producción. Los dueños de las camaroneras de mayor tamaño deben invertir recursos para filtrar el agua, pero a los más pequeños se les dificulta hacer lo mismo, por lo que deben dejar de operar.

Las fugas también han llegado a tierra afectando las actividades agropecuarias de esta región que cubre una parte importante del consumo de leche y carne de todo el país.