Crisis en Cuba se profundiza sin la ayuda de Maduro

Analistas cubanos han explicado a DW que la economía de ese país enfrenta su momento más crítico desde la caída del bloque soviético en los 90. Al desplome constante del PIB y la proyección de crecimiento negativo de la Cepal de un -3,6% para este año, se le suma el impacto de la pandemia por covid-19.

«Ya antes de empezar la pandemia, teníamos los efectos combinados de varios procesos negativos que estaban afectando al país: la crisis de Venezuela, principal socio de Cuba; las sanciones de Estados Unidos, con más fuerza desde 2017 y que se han enfocado en los sectores clave para Cuba, como el turismo, las remesas, la campaña contra los servicios médicos y la disminución de la inversión extranjera”, dice a DW el economista Ricardo Torres, profesor del Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC), de la Universidad de La Habana.

Siguenos iam.joss54

Venezuela, enfrentada a su propia crisis, vio cómo caía su producción, al punto que ha debido importar crudo, y las entregas a Cuba fueron disminuyendo progresivamente. «Venezuela llegó a producir tres millones de barriles diarios de crudo. Hoy se calcula en 700 mil diarios”, estima Torres.

La ya alicaída entrega de combustible se vio afectada aún más con «las últimas sanciones de Estados Unidos a navieras y cargueros de combustible desde Venezuela hasta Cuba, que casi detuvo al país en septiembre”, señala el economista.

«Con la disminución de la ayuda venezolana y el recrudecimiento de las sanciones estadounidenses, todo hace esperar que este sea a ser un año muy duro en Cuba. Hay una combinación de factores que impactan prácticamente todos los frentes de la economía del país”, señala el politólogo Bert Hoffmann.