Pediatra venezolana: Mi temor es que no se pueda controlar el Covid-19

Una residente de pediatría confesó para El Diario que en el hospital donde trabaja las jornadas laborales han cambiado drásticamente y el miedo y la angustia de los padres puede percibirse en el área de hospitalización 


Cuando Andrea Rojas*, de 27 años de edad, decidió seguir su sueño de convertirse en pediatra tuvo que dejar a su familia y su hogar en el estado Apure para viajar hacia Caracas e iniciar su posgrado. Aunque no se arrepiente de su decisión, le gustaría poder acompañar a sus padres e hijo durante la cuarentena por la pandemia del Covid-19.

Desde que inició su especialización, Andrea asistía al hospital de lunes a viernes, en el horario de 6:00 am a 4:00 pm (aunque su paso por centro de salud siempre termina una hora más tarde). Además, realizaba guardias de 16 horas cada cinco días para alternar con el resto de los residentes. Sin embargo, la llegada del coronavirus de Wuhan a Venezuela obligó al personal de salud a crear planes de contingencia y ahora solo acude tres veces por semana de 6:00 am a 1:00 pm. Las guardias continúan igual.