Timochenko pide a Colombia no perder la esperanza

A tres años de la firma del acuerdo del Teatro Colón y tras la publicación de varios informes de balance como el del Instituto Kroc y el del Centro de Pensamiento y Diálogo Político, ¿Cómo valora la implementación en lo negativo?


Pues preocupación, preocupación si hay bastante, no porque en el caso mío o de la mayoría de los compañeros de la dirección pensemos que estamos frente a un acuerdo fallido, me parece que esa tesis va encaminada a generar desesperanza y lo que menos podemos generar es desesperanza, hay muchas dificultades y no las ocultamos. Yo personalmente, estoy claro de los riesgos que estamos tomando, de las trabas que tiene el acuerdo, pero también estoy claro de las posibilidades. Son tres años y desafortunadamente tenemos en el inventario que hablar de los asesinatos de los exguerrilleros y también con mucha fuerza del asesinato de los líderes sociales. Eso es sumamente grave para la implementación de lo acordado.

¿Y en lo positivo?

Hay que hablar de los escenarios que podemos crear en la medida en que hagamos que mayores sectores sociales se apropien del proyecto, lo hagan suyo y lo defiendan como tal, no va ser fácil, pero no imposible. Tenemos de nuestro lado la comunidad internacional que por lo menos hasta ahora se ha mantenido firme, nos acompañó durante la discusión, nos acompañó en la implementación inicial y sigue hasta el momento acompañándonos y ese es un elemento sumamente importante, hay que sensibilizar a sectores muy importantes de la sociedad colombiana para que no permitan que esta sea una frustración más y en especial a los jóvenes, las nuevas generaciones tienen una responsabilidad muy grande, no permitir que hagan trizas lo acordado en La Habana. Yo tengo confianza en que somos capaz de sacar esto adelante.

Sobre la reincorporación política y el partido Farc, se comenta mucho de tensiones, expulsiones y rupturas ¿Qué piensa del desempeño que ha venido teniendo el partido?

Desafortunadamente en la formación misma del partido se plantearon una serie de debates que incluso todavía continúan y que le hacen daño. Se le sirve en bandeja de plata a la derecha la posibilidad de cuestionar un proyecto que no quiere, al que le tiene temor y pues seguro que están complacidos cuando ven ese tipo de situaciones, pero yo creo que uno lo va entendiendo como algo normal.

Ahora, hay gente que el debate no lo hace desde el punto de vista de las ideas sino desde las descalificaciones, en el caso de algunos miembros de la dirección venimos siendo descalificados por un sector muy pequeño como traidores, que entregamos el movimiento guerrillero, que entregamos las banderas de las Farc, eso no son debates políticos.

La falta de experiencia en el manejo político en este nuevo escenario nos ha hecho cometer novatadas y equivocaciones. Estamos haciendo la experiencia, desafortunadamente la pandemia no nos permitió realizar la asamblea nacional, en la cual espero se resuelvan una serie de elementos importantes y hacer claridad. Que la militancia en esa asamblea establezca una línea mucho más clara, corregir lo que haya que corregir y nombren una dirección que haga realidad esa línea que allí se logre aprobar.

¿Cómo valora la actuación de la bancada del partido en el Congreso?

Todavía no hemos tenido la oportunidad de hacer un balance con ellos y ver la participación uno por uno, pero en conjunto tengo la impresión de la disciplina, el esfuerzo y la dedicación. Inicialmente se pensaba que en el Congreso no se hacia nada, pero si usted va a jugar el papel que debe jugar le toca esforzarse mucho y más a nuestra gente que no tenía la cancha, la experiencia ni el conocimiento, que les ha tocado aprender haciendo y ha sido una experiencia muy importante y yo creo que para las próximas legislaturas lo van a hacer mucho mejor. Habrán de seguro criticas y cuestionamientos fruto de la inexperiencia, pero cada vez se está haciendo con mayor soltura, con mayor capacidad. Lo importante allí es que no estamos solos, hay un grupo de gente que es amiga de la paz, no amiga de las Farc, con los cuales estamos haciendo unas peleas muy importantes y a la vez se está aprendiendo mucho de ellos.

Seguro esa gestión será un activo para la campaña electoral de 2022. ¿Cómo percibe el escenario político para ese año?, ¿Nuevamente Timo volverá a ser candidato presidencial?

Hay una serie de elementos sobre la mesa muy interesantes de analizar y la situación no está fácil por la misma circunstancia de la pandemia, la pandemia nos ha generado un escenario que ninguno lo tenía previsto, entonces esos elementos hay que manejarlos con mucho tacto y no acelerar. Yo creo que hay gente planteándose y sabemos que ya se está planteando el escenario electoral de 2022, pero aquí lo importante es como logramos mantener lo que se logró en las elecciones pasadas, mantener y potenciar para lograr la victoria, en ese sentido se viene conversando con mucha gente, yo creo que aquí no valen vanidades, ahora que usted me dice de candidato, no, ni la vez pasada, yo fui candidato forzado, como era un decisión de la dirección yo lo asumí, en ningún momento lo estoy pensando, yo creo que si el partido decide lanzar candidato propio, hay compañeros que lo pueden hacer y lo pueden hacer incluso mucho mejor. Más allá de eso hay que buscar lo que yo planteé en Teatro Colón, necesitamos de verdad un gobierno de transición.

¿En qué consiste esa propuesta de gobierno de transición?

Necesitamos un gobierno que no genere resistencias ni en un lado ni en el otro, para que logremos reconciliar la familia colombiana, porque desafortunadamente un gobierno como el que tenemos no está permitiendo la reconciliación, está aumentando la estigmatización y esta profundizando los odios, está echándole sal a las heridas que ha dejado el conflicto, entonces necesitamos un gobierno que ayude a la sanación de esas heridas, que se convierta en el liderazgo de la reconciliación de la familia colombiana para que transitemos por los caminos realmente de la paz, falta mucho porque este gobierno solo ha profundizado los factores generadores de violencia.

Hablando sobre Antioquia, ¿Qué mensaje envía a las comunidades y firmantes de la paz que habitan territorios tan afectados por el conflicto como es el caso de Ituango?

Venimos haciendo un esfuerzo de presión al gobierno para que haga lo que tiene que hacer e impedir que esas situaciones se presenten, en manos del gobierno y el Estado colombiano esta impedir que esas situaciones se sigan profundizando, se siga generando desplazamiento, se siga asesinando excombatientes y dirigentes sociales, sabíamos que esto iba a ser complicado. Por eso hay que hacer un llamado para que presionemos al gobierno para que la estigmatización no se siga utilizando como un arma que profundice la polarización en el país, debemos es buscar la reconciliación de la familia colombiana a partir de unos acuerdos que están ahí y que nos permiten ante todo buscar caminos para construir la Colombia que soñamos sin necesidad de matarnos. No vamos a perder la esperanza ni vamos a perder el optimismo cueste lo que nos cueste.

Finalmente, Timo ¿Qué decirle a los jóvenes que se sienten preocupados por lo que está pasando en el país?

Hay que ser optimistas en medio de las dificultades, claro que ser realistas, pero muy tolerantes, muy abiertos a escuchar a los demás y buscar la unidad; la unidad de todos los sectores de la sociedad colombiana, sobre la base de un objetivo común: paremos la guerra. Nadie creía que íbamos a lograr el acuerdo y lo logramos, ¿Cómo lo logramos? Con el diálogo, el diálogo es fundamental y por eso es importante presionar a este gobierno para que mantenga el diálogo. Hay unas bases mínimas en el acuerdo que nos permiten construir ese sueño.