Partido de Evo Morales podría ganar las elecciones presidenciales

Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo, tiene opciones de ganar en octubre pese a la renuncia de la presidenta interina.


Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, tiene suficiente respaldo de los votantes como para frenar los intentos de cambios políticos y sociales que están en marcha en Bolivia desde que, en noviembre pasado, el expresidente fuera derrocado. Cuando falta menos de un mes para las elecciones del 18 de octubre, los estudios de opinión que gozan de mayor credibilidad entre los rivales del MAS estiman que Arce cumple con los dos requisitos necesarios para ganar sin necesidad de una segunda vuelta: tiene más del 40% de la intención de voto y sobrepasa a su inmediato seguidor, el expresidente Carlos Mesa, por más de diez puntos porcentuales. Mesa aparece en la última encuesta –que recoge el clima de las áreas rurales mejor que las anteriores– con un respaldo de un 26%.

Uno de los líderes políticos antievistas tomó en cuenta de inmediato las implicaciones de esta medición. Al día siguiente de que se conocieran esos datos, el 17 de septiembre, la presidenta interina del país, Jeanine Áñez, renunció a su candidatura para que “no se divida el voto democrático entre varios candidatos y, a consecuencia de esta división, el MAS acabe ganando la elección”. En el sondeo, Áñez aparecía en el cuarto lugar y era una de las personalidades políticas más rechazadas por la población tras acelerar su desgaste debido a la gestión de los servicios de salud y la economía durante la pandemia.